giovedì 12 febbraio 2009



Y un dia hace mucho tiempo, en uno de mis paises – no tengo patria ni fronteras
ni edad - tengo muchos paises sin fronteras

y recorrì todas as edades, un dia,una niňa,asì de chiquita,
yo

estaba en la ventana: era una ventana como tantas. Una ventana muy especial. Bella. Tragica. Abierta. Cerrada.


Esta fuè la ventana de mi vida. Queria jugar con unos niños en la calle. Unos niños de la calle.
Deslizar en la nieve. Luchar con las bolas de nieve. Hacer muñecos de nieve, como ellos.

Con ellos. Proibido.

En este instante tomé conciencia de tantas cosas. De casi todo lo esencial. Me dì cuenta en este instante que yo estaba de este lado de la ventana – presa – y los niños del otro lado de la ventana, libres. Tomé conciencia de las fronteras. De todas. Y me negué para siempre a ellas. Allì empezò mi huìda. No podia atravesar la ventana pero a través de la ventana, si, escapé. Escapé a través de los cristales de nieve dibujados sobre ella.

Vì niños y niñas e yo
igual de livre como ellos.




vì otras calles y jardines.



mucho mas tarde y mas lejos
vi otros lugares de mucho sol


y me escapé en cima de un caballo negro y me encontré a un “haiduc”* y me fui con él sobre el caballo por entre montes y valles. Y era bella, muy bella,

tan bella como mi madre pero no tan distante ni tan indiferente.
Y mis cabellos eran largos, largos - como los suyos - y mis ojos eran grises y azules.

Y yà no oìa la odiosa palabra, NO.

Y através de la ventana me vì crecer junto a aquellos niños que luchaban con bolas de nieve contra el muñeco de nieve. Y atravès de la ventana me fui con mi padre tan bueno, y siempre tan ocupado. Fui con él adonde él iba. A todos aquellos lugares de donde regresaba con todas aquellas odiadas muñecas que continuaba a traerme sin darse cuenta de como las pateaba...



Y atravès de la ventana para siempre escapé. Atravès de esa ventana crecì contandome historias.

Era mi manera de sentirme libre. Que mas podria contar de mi infancia? Cosas tan teribles y tan banales yà, como sentirse judia en uno de aquellos paìses, descubrir que se és judio del modo como yo lo descubrì: de la boca de una niña igual de chiquita,

y que en gran secreto, al oìdo me respondiò -le habia dicho de venir a mi casa - ” no puedo ir a jugar contigo porque ustedes son judios “, y tu preguntas a tu amiguita – la primera – que era esto? y ella responde “ no sé pero debe ser algo muy feo “



y tuvimos que huir poco tiempo después por ser judios, mi padre, madre y hermano Y habìan de pasar muchos años escapando siempre – sola – através de mi ventana que jamàs me abandonò.

Hasta que un dia, en otro de mis paìses, otra niña me cerrò la herida: “ judia? Y que tiene ? a poco pensabas que no lo sabìamos, que tonta eres !”
Rechazo de la amistad por ignorancia a temprana edad. Amistad sin fronteras en la adolescencia. Desde entonces, al igual que mi ventana de la libertad, llevo para siempre conmigo, la amistad.



*personaje de las leyendas rumenas, entre principe y guerrillero. Epoca de las luchas contra los turcos.

2 commenti:

yehuda ha detto...

minha querida,
você livrou - se muito bem da ventana, deu trabalho, eu sei, como mulher foi difícil pra você,mas conseguiu, foi muito corajosa, muito, muito, muito mais que eu que nunca consegui quebrar nenhuma ventana, a paternal,o da profissão detestável, o da obrigação de pai, e agora atrás da ventana da lucida loucura, sufocado noite e dia, todos os dias...

Dominique ha detto...

Que lindo ficou teu blog e con tanta informacao que me imagino nao todo mundo sabe o dificil que foi quebrar essa janela..:)))
E a yehuda tenho que dizer que nao e dificil quebrar essa janela pois nao por nada existe esse dito de querer e poder..:))))
e isso ahi mesmo, Gigi!!!!!!!!!!
Forza com esse punho!!!!!!!!